23 de diciembre de 2016

Error en el enfoque

Él era el héroe de su propia vida, quien tomaba las decisiones o eso creía, hasta que le arrestaron en mitad de la calle por estar robando planos al verdadero protagonista, un cobarde que no se merecía ninguna atención y que tampoco la quería.

3 comentarios:

  1. Me gusta este cuento de un protagonista de una vida que es la suya sin serlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es que los cobardes no se merecen nada.
    Besos.

    ResponderEliminar