21 de enero de 2021

La naranja mecánica


El planeta no podía darnos más. Nuestra subsistencia dependía de la habilidad de aquel robot, que a la vez nos salvaba y esclavizaba, que nos hacía sentir importantes y dependientes, insignificantes.
Habíamos nacido sabiendo que nos acercábamos al fin y que nadie podría salvarnos; momento que se hizo dolorosamente patente cuando, en vez de proporcionarnos el agua y alimento que necesitábamos, el robot posó en nuestras manos aquella extraña y única naranja mecánica que no nos servía para nada.

18 de enero de 2021

De color granate

Le obligaron a sentarse en el sofá, junto a sus zapatos. No se movió mientras levantaban el cadáver. Tampoco dijo nada de lo ocurrido durante los interrogatorios o los años de encierro. Intentó, durante todo ese tiempo, separar el recuerdo de esos zapatos en los pies de su mujer del de los grandes e inertes de su hijo que ya habían empezado a deformarlos. Intentó no saber qué había pasado por la cabeza del joven para acabar vendiéndose en aquel bar de alterne en el que se habían encontrado. Fue, ya para concluir, incapaz de comprender por qué, cuando terminaron por coincidir en el salón de casa, la discusión se le fue de aquella forma de las manos.

17 de enero de 2021

Era bonito pero peligroso, el aire había empezado a solidificarse

Fotografía cogida del periódico El Confidencial


 

16 de enero de 2021

14 de enero de 2021

Regreso al futuro


Mi madre siempre había dicho, entre triste y resignada, que la relación que manteníamos mi pareja y yo no podía acabar bien. Lo cierto es que nunca le hice demasiado caso, no porque no tuviera razón, que la tenía, sino porque aquellas discusiones y gritos eran nuestro día a día y con ellas, a fuerza de gritos y reconciliaciones, llevábamos juntos y sorprendentemente felices un buen puñado de años.
Ahora pienso de nuevo en ella, en ese futuro que me estaba construyendo y al que una y otra vez regresaba. Pienso en ella cuando ya es demasiado tarde y la última pelea se nos ha ido de las manos. Moriremos uno al lado del otro, juntos y separados, incapaces ya e incapacitados para perdonarnos aun cuando acaben por tocarse y mezclarse nuestros charcos de sangre.

11 de enero de 2021

Meteorología para niños: juegos educativos (IV)


Hace bastante tiempo que no os cuento nada de los
juegos educativos en los que trabajo y que pueden encontrarse en la página web de AEMET, el número va creciendo muy poco a poco pero lo hace.
Desde la última vez que os los mencioné y hasta ahora, hay que añadir: La temperatura y el calor y ¡La atmósfera es un espectáculo!
 


 

21 de diciembre de 2020

Cuenta regresiva nº 7

 49 — Testigos y culpables

Había cambiado la forma en que nos miraba. Durante unos días temimos que hubiese descubierto lo que habíamos hecho con su hijo hasta que, como en otras ocasiones y a escondidas, empezó a llenar una maleta. Necesitaba estar a solas con los recuerdos y llorar pero sabíamos que volvería.

 

48 — Nicho ecológico

Al poco de desaparecer ella, de irse de casa y abandonarlo según nos contó, él empezó a cultivar el jardín con una afición que no le conocíamos. Muy pronto todos pudimos disfrutar de las pequeñas cosechas y el perro de unos huesos sobre los que no hicimos preguntas.

 

47 — Mal de altura

Le dolía de forma constante la cabeza, sin embargo poco podía hacer, aguantar y esperar a que otros descubrieran su mal y le pusieran remedio.

Afortunadamente aquel otoño llovió, las heridas hicieron unas hermosas goteras y los inquilinos no pudieron hacer otra cosa que arreglar la azotea.

 

46 — Reina

Sabe, sin mirarse en el espejo, que está todo lo perfecta que puede estar. Sin embargo, no ha logrado quitarse la manía del último vistazo, ese que le devuelve aquello en que se ha convertido y que no es lo que soñó el niño que fue.

 

45 — El color púrpura

Mirando la cúpula de San Pedro sintió, quizás algo más violentamente de lo esperado, que no había nadie más preparado que él para ejercer la erótica del poder y explorar el significado de aquellas palabras juntas, por separado o en cualquiera de sus jugosas combinaciones.

 

44 —El pecado de la carne

Dejó de ser vegetariana con Eugenio, la posibilidad de estar más tiempo juntos y las circunstancias la habían llevado a hacerlo.

Desde entonces había comido carne otras veces, e incluso había aprendido a hacerla dejándola jugosa y tierna, como Ángel, que estaba realmente bueno.

 

43 — Todos los saben

Él no hace más que repetir esas palabras mientras eleva la mano y se acerca amenazador; yo retrocedo y repito, con lágrimas en los ojos, que no he abierto la boca, que siempre después de sus palizas me he maquillado como una puerta.

 

42 — Sesiones

Una vez más, ella con su madre, yo en casa y en Toledo la suite nupcial. Con odio miré desde la pantalla a aquellos que llenaban el cine, los que decían que aquello que no tenía maldita gracia era una comedia romántica.

 

41 — Treblinka

Con la música de Wagner, todo fluía mejor. Su buen humor se mantenía, los gestos de cariño desaparecían y tenía la actitud que sus mandos, los que manejaban la batuta, esperaban en un soldado alemán destinado en un campo de concentración.

 

40 — Tráfico

Iniciado el viaje y por dinero, acepté atravesar la frontera con una mochila que no era mía. Ahora, acercándome al albergue que me indicaron y viendo a unos gorilas a la espera, es cuando empieza a no gustarme esta aventura.

 

39 — Nadie es perfecto

Siempre pude contar con él, toda una vida, aunque no me devolviese nunca las pelotas siendo un niño u hoy, que soy viejo y ya no juego, tenga que lamentar que mi inseparable amigo invisible tampoco abra la boca.

 

38 — Chiquilladas

Se entretenía en el jardín con un cubo cuando vio al vecino jugar con la tierra y su mujer, como él en la playa con su padre; aunque, visto lo visto, la próxima vez le enterraría la cabeza.

 

37 — Fantasmas del pasado

Tenía la casa llena. Estaban los abuelos, muertos hace veinte años, mis padres y mi hermano, sin huellas del accidente que lo mató, un viejo amigo; todos reclamándome que en mi vida el pasado ocupase un espacio.

 

36 — La carrera más larga

Recuerda, como si fuese ayer, que huía de un lince; sin embargo, no acierta a saber cómo ha llegado hasta este lugar, tranquilo y silencioso, que observa como a través de una superficie dura de agua.

 

35 — El déspota

Repasó la pequeña lista. Ya había terminado con la cultura, la justicia y la paz; y ahora empezaba a sentir verdadera curiosidad por ver cómo reaccionarían cuando comenzase a quitarles el pasado y el futuro.

 

34 — Mutis

Deslizaste un silencio de más y la sospecha me empujó a la espiral que me ha hecho débil y pequeña.

Hoy, ya insignificante, soy testigo impotente de tu partida, ese punzón que me perfora.

 

33 — Encuentros en la tercera fase

En las instrucciones a seguir queda claro, tras las miradas y las sonrisas, llegan las citas; y estas dan paso en ocasiones, si los indicadores de calidad alcanzan unos mínimos, al siguiente nivel.

 

32 — Recuerda

El hormiguero bulle. Las obreras corren por los oscuros túneles y yo, una más, apenas logro un pestañeo cuando unas palabras cruzan mi mente: recuerda, eres persona, nunca no dejes de serlo.

 

31 — El viejo

Aquel olmo era el último árbol que quedaba del bosquecillo en que se escondía de niño y el único ser junto al cual tenía el valor de enfrentarse a su infancia.

 

30 — Cáustico

Un hermoso sol de color cacao comienza a teñir las nubes que me rodean o ¿es el último aire ácido que entra en mis pulmones quien me regala la vista?

 

29 — La pareja ideal

En la oscuridad, oyendo por primera vez su respiración dormida, el hombre recuerda la película que han visto juntos y sonríe: él será su monstruo, ella será su víctima.

 

28 — Medidas desesperadas

Considerando los zombis que nos rodeaban y la escasez de víveres, reunimos los niños, enfermos y ancianos en el campamento base y los convertimos en cebo más tarde.

 

27 — Colmar el vaso

La base de nuestra relación ha estado en el diálogo, discusión y reconciliación constantes y hoy hemos fallado, yacemos separados y mudos en un charco de sangre.

 

26 — Cosecha

Llegado el último momento, haciendo repaso de mi vida, sonreí al tener que usar mis dos manos para hacer el recuento de los amigos que tenía.

 

25 — El engaño

Nos hicieron creer que el futuro estaba en las fábricas, nadie nos dijo nunca nada de ese aire que nos devuelven, que quizás acabe matándonos.

 

24 — Aprensión

Nunca me escribiste y esa es la más pequeña de las razones por las que no me atrevo a abrir tu carta de suicidio.

 

23 — Divorcio

Tras mi confesión aprecié un extraño brillo que creí equivocadamente que eran lágrimas. Hoy lo sé tras verla años litigar, vengativa e incansable.

 

22 — Otra cara

El payaso se enamoró y el maquillaje tras el que había ocultado su tristeza ya no quedaba como antaño; y le echaron.

 

21 — Accidental

En sus discusiones ella gritaba y agitaba el índice con fuerza, hasta que un día el dedo se le disparó matándolo.

 

20 — Certezas

En la mochila de los gorilas estaban las armas, en este albergue el final de mi viaje, de mi aventura.

 

19 — Demasiada calma

Dejó de llorar por no tener chupete en cuanto apreté fuerte el cinturón; pero no se mueve ni respira.

 

18 — Muchos hijos, un mono y un castillo

Eso era lo que había conseguido, tras casarse con el mono tal y como sus padres habían convenido.

 

17 — Perfectos desconocidos

Siempre habían sido unos desconocidos y, tras veinte años de matrimonio, habían logrado alcanzar la perfección máxima.

 

16 — Más de lo mismo

La nave que llevaba el germen de una nueva civilización era, lo sabíamos, un huevo podrido.

 

15 — Aterriza como puedas

Fueron las últimas palabras que me dijeron y oí, después se inició la larga caída.

 

14 — El diablo sobre ruedas

No, no había sido buena idea comprarle al abuelo una silla de ruedas eléctrica.

 

13 — El cisne negro

En eso espera convertirse el pequeño cuervo, ese que es un tanto amanerado.

 

12 — Justo allí

El horizonte se quebró por donde ves que se vacía el mar.

 

11 — Eva Braun

Ahora ya vestido recupera todo el porte que le hace irresistible.         

 

10 — Azul

El planeta volvió a serlo, ahora que no había nadie.

 

9 — Cita a ciegas

Sus bastones les enredaron ya desde la primera cita.

 

8 — El fin de los días

No encontramos otro planeta. Moriremos con nuestro Sol.

 

7 — ¿Pelirrojo?

-Como el vecino del cuarto –dijo padre.

 

6 — El día de la bestia

Para vosotros, el día del Padre.

 

5 — El hombre de mis sueños

Es el de mis pesadillas.

 

4 — Nuestra primera cita

Será realidad si vienes.

 

3 — ¿Qué hacemos con el muerto?

Pollo en pepitoria.

 

2 — ¿Cómo se declara?

De rodillas.

 

1 — Rojo, amarillo y…

Acelera.

 

0 — ¿Quién ha sido?

              

17 de diciembre de 2020

La princesa prometida


En la noche de bodas, al fin, pudo conocer a su esposa. Fue posar los ojos en su rostro, recordar la cantinela de su madre: “a ti, mi cielo, te encontraremos una princesa” y poner los pies en la tierra: aquella mujer jamás sería una princesa pero era su mujer y ya empezaba a mirarle con curiosidad desde el otro lado de la habitación, eso por no hablar de su sonrisa.

14 de diciembre de 2020

Justo allí

El horizonte se quebró por donde ves que se vacía el mar.

10 de diciembre de 2020

El silencio de los corderos


No tenía nada en contra de los judíos. Lo único que en realidad le exasperaba era ese silencio que no rompían nunca, pasase lo que pasase e hiciese lo que se les hiciese. Por esa razón había adquirido la muy curiosa costumbre de poner música clásica a todo volumen durante las sesiones de tortura. 

7 de diciembre de 2020

Un punto de apoyo para mover su mundo

Aquel atardecer color café el verano había empezado a brincar entre las olas, no a aplastarlas como hace unos días; y así, en ese pequeño detalle, ella decidió que dejaría atrás, en la playa en la que ahora estaba, al hombre que la había acompañado esas vacaciones, su salvavidas en realidad, para volver a sus rutinas y de una vez por todas empezar a cambiarlas.

3 de diciembre de 2020

Apuestas contra el mañana


Ya estoy en casa!, eso era lo que siempre había dicho cada vez que llegaba, cuatro palabras que eran el preámbulo de una serie de carreras infantiles, besos y arrumacos. A día de hoy sigue pronunciándolas pero, aunque solo sean un susurro, él diría que rebotan en las paredes de la casa y hacen extraños ecos que, si bien le recuerdan que todos le huyeron, también le repiten que de la ruina que les trajo el juego solo él fue el culpable.

30 de noviembre de 2020

Aprensión

Nunca me escribiste y esa es la más pequeña de las razones por las que no me atrevo a abrir tu carta de suicidio.

28 de noviembre de 2020

SENRYU




 
Las alambradas,
incómodos testigos,
hieren el muro.



26 de noviembre de 2020

El quinto elemento


Él fue el último en llegar y, en cuanto quiso abrir la boca, los cuatro integrantes de la pandilla le informaron de que no tenía ni voz ni voto, que el plan estaba trazado y solo tenía que seguirlo, sin fisuras. Él, visto lo visto, obediente y mudo, se limitó a asentir como querían.
Después el día del atraco nada fue como debía o, quizás lo justo sea decir, que nada fue como ellos esperaban pero sin embargo sí como él quería.

23 de noviembre de 2020

El declaración de Noé

Mi profundo conocimiento de la educación y la belleza se vio sacudido, desde el instante en que nos conocimos, por tu estridente forma de vestir y tu modo de comportarte en aquella fiesta. Sabía que el embarque era heterogéneo, que lo que primaba era la variedad y que todos los seres vivos estuviesen representados; pero que fueses tú quien estaba a mi lado no dejaba de parecer una broma.
Días después, rodeados de bestias y solos, flotando en aquel azul que nos rodeaba a bordo de un inmenso e insignificante barco, la comunicación había empezado a limar asperezas, yo comenzaba a valorar tu personalidad por encima de tus formas y tú parecías lograr mirarme a los ojos tras atravesar capas y capas de absurdos modales.
Y hoy, viéndote dormir junto a mí, rodeados de una pareja de todas las especies que un día fueron algo en la Tierra, vigilo tu respiración y el movimiento que los sueños imprimen a tus labios, suplico para que seas tú quien tenga el empuje y la fuerza para traspasar la última barrera. Escucha, somos el último hombre y la última mujer pero lo más importante es que, por encima de todo, tú me gustas y quiero que estés a mi lado.

22 de noviembre de 2020

HOKKU




Sangrará el sol
en la tarde estival,
emula al hombre.



21 de noviembre de 2020

HOKKU




 
 
Los blancos huesos
salpican el verano,
tristes recuerdos



19 de noviembre de 2020

El último acto


Al entrar en la habitación los presentes se hicieron a un lado y me abrieron un camino hacia la cama, donde su cuerpo estaba cubierto con cendal blanco. Ya no habría una despedida entre nosotros, tampoco un reproche o una palabra, llegaba tarde. Me pareció sentir que mi indiferencia sembraba la alarma entre los que me rodeaban y me vi obligado a retroceder al recuerdo feliz de nuestros primeros años juntos, logrando así que una nube de lágrimas me velase la mirada, justo como esperaban.

16 de noviembre de 2020

La metamorfosis

La curiosidad no está reñida con la introspección, tampoco con el deseo o el engaño. Fue un niño silencioso de ojos grandes que, una eternidad de días después, experimentando la vida y observándose, ha mutado en un adulto huraño al que no le importa nadie.