21 de enero de 2019

Nicho ecológico

Al poco de desaparecer ella, de irse de casa y abandonarlo según nos contó, él empezó a cultivar el jardín con una afición que no le conocíamos. Muy pronto todos pudimos disfrutar de las pequeñas cosechas y el perro de unos huesos sobre los que no hicimos preguntas.

20 de enero de 2019

HOKKU (6/08/2018)








Tras la nevada
llega la blanca tregua,
calma serena.



19 de enero de 2019

HOKKU (3/08/2018)





Cosiendo al sol
un encaje de prímulas
la primavera.



18 de enero de 2019

Despechada

Nadie le he apoyado más que yo. Por él he facilitado pistas falsas, he inventado coartadas, he limpiado manchas de sangre y hasta he valorado, desde un punto de vista puramente estético, las fotos que hacía a sus víctimas. Le he sido leal como nadie, eso nadie puede negármelo.
Por esta razón, porque he sido una con él, sé que la pulsera de oro que encontré en uno de sus bolsos no era un regalo sorpresa como quiso hacerme creer; esa joya perteneció a la última rubia que tuvo entre manos.
Recuerdo ahora, como si fuese aquel día, el brillo de sus ojos y las palabras que repetía sin parar: “¡qué bien gritaba, qué bien gemía!; nadie, hasta hoy, me había suplicado perdón de un modo semejante”. Sé además que la foto que la hizo no está junto a las de las otras y que no ha vuelto a matar desde entonces, desde aquella víctima perfecta según sus propias palabras.
No, no ha vuelto a hacerlo y por eso aquí tiene, señor inspector, las pruebas que lo hacen culpable de todos sus asesinatos, esas que espero que le metan en la cárcel.  

16 de enero de 2019

Encuentros en la tercera fase


En las instrucciones a seguir queda claro, tras las miradas y las sonrisas, llegan las citas; y estas dan paso en ocasiones, si los indicadores de calidad alcanzan unos mínimos, al siguiente nivel.

14 de enero de 2019

Mal de altura

Le dolía de forma constante la cabeza, sin embargo poco podía hacer, aguantar y esperar a que otros descubrieran su mal y le pusieran remedio.
Afortunadamente aquel otoño llovió, las heridas hicieron unas hermosas goteras y los inquilinos no pudieron hacer otra cosa que arreglar la azotea.

13 de enero de 2019

HOKKU (1/08/2018)





Las uvas cantan
bajo el radiante sol
como cigarras.



12 de enero de 2019

HOKKU (26/07/2018)





Promete el árbol
que este otoño sus hojas…
¡no caerán!



11 de enero de 2019

Informe de daños y disimulos

Cada vez que suenan las sirenas, mi madre nos propone que juguemos al escondite intentado ocultarnos el miedo que le baila en los ojos. Después corremos hacia el refugio y, una vez en él, entre risas forzadas, los mayores nos repiten que no pasa nada o nos piden que recemos. Más tarde, cuando vuelve el silencio, atravesando el polvo, salimos de puntillas e inspeccionamos la nueva realidad, esa que solo lo será hasta el siguiente bombardeo.
Es la guerra y, mientras nuestra madre pasa las noches abrazada a la almohada y se lava la cara intentando borrar el rastro que deja el llanto, nosotros convertimos en cunas las viejas cajas de zapatos y, haciendo como si tuviéramos ganas de jugar, cantamos nanas muy bajito.

9 de enero de 2019

La chicharra


Desde hacía años visitaba a mi madre en la residencia de ancianos, todos los sábados, sin faltar nunca; aunque no me miraba, no me hablaba y no daba muestra alguna de saber que yo era su hija.
Mi frustración iba en aumento pero, aun así, cada siete días, entraba de forma mecánica en la sala multiusos del edificio y me sentaba junto a ella. Le contaba alguna cosa, miraba el reloj y me iba.
Un día, por error, me senté junto a una anciana que se le parecía.
Desde entonces voy a visitarlas a las dos, en diferentes días. Si bien, de un tiempo a esta parte, disimulando todo lo que puedo para que no se me enfaden, he empezado a buscar de reojo una persona más a quien no le importe escucharme. Tengo libres aún como unos cinco días cada semana.

7 de enero de 2019

Meveo

Lo malo de vivir en un comic es que, a veces, las palabras que están escritas en tu bocadillo no son ni lo que quieres decir ni lo que piensas.
Lo malo de no vivir en un comic es que lo que dices es responsabilidad tuya aunque no tengas muy claro cómo decir aquello que crees que piensas.
Pongo un ejemplo. Acabo de decirle a gritos que no lo puedo soportar, que me tiene harta, que me deje en paz y que haga su vida; y sin embargo ahora, justo un instante después de verle salir por la puerta, me gustaría que alguien, desde fuera, pudiese borrar lo que he dicho y escribiera que lo siento antes de que él cambie de viñeta.

6 de enero de 2019

SENRYU (26/07/2018)





Susurra la hoja
del diario donde escribo
que ya no estás.



5 de enero de 2019

HOKKU (21/07/2018)





Flechas de patos
y rascacielos tristes,
se fue el calor.



4 de enero de 2019

Sirena

El sueño de la esposa del pescador (Katsushita Hokusai)

Nunca le dijo nada, jamás le habló de que podía acallar las tormentas abandonándose al placer, nunca encontró el momento para decirle que era poseedora de un poder extraño que le empujaba a aceptar a otras personas en su cama las noches en que él salía a pescar y se jugaba la vida. No lo habría entendido. Jamás hubiese comprendido que si él arrojaba las redes para los dos, ella se entregaba solo por mantenerle con vida, para disfrutar del único premio que en realidad merecía la pena: que él volviese, con una sonrisa de dientes blancos después de haber peleado y vencido a la muerte, hermoso y cansado, cálido y vivo, ansioso por ser acunado y dormir en los brazos de aquella mujer que, ojerosa, sobreponiéndose quizás a una noche de miedo y rezos, siempre le sonreía.

(empiezo bien en el año, con la inclusión de este microrrelato en la antología “Hokusai, antología de microrrelatos”; pinchando en el título llegaréis sin problema a la publicación, para disfrutarla)

23 de diciembre de 2018

HOKKU (19/07/2018)





Fuego en la acera
y el asfalto recuerda:
tiempo de siesta.