11 de noviembre de 2019

Comida basura

Intuyo que los científicos irán desapareciendo del país, aquí se mueren de hambre y no son valorados, por estar en los huesos precisamente. Los que los han probado afirman que tienen un sabor correoso y que, antes de morir, son amigos de hacer grandes e incomprensibles discursos que malogran el disfrute de la comida. Sin embargo son bastante apreciados en los Estados Unidos pero… es que allí, con un poco de kétchup y unos pepinillos, se comen cualquier cosa.

10 de noviembre de 2019

HAIKU (18/10/2018)





Gotas de lluvia
en la tela de araña,
tarde estival.



9 de noviembre de 2019

HAIKU (19/10/2018)





Blancos molinos
bajo un cálido sol.
Moscas y siesta.



8 de noviembre de 2019

Viuda

Desde el día que murió lucho por hacer desaparecer su huella en el mundo. He tirado sus ropas y quemado sus libros, he evitado nombrarlo y lo he logrado, he conquistado y ocupado todos los vacíos, he simulado no conocer a sus amigos y he pedido a los míos que, como yo, callen. Es así, en este trajín nuevo y gozoso como he pasado las últimas semanas, aunque he de reconocer que los morados y las cicatrices que dejaron sus golpes siguen sin desaparecer, ni con lágrimas. 

6 de noviembre de 2019

Las chicas del calendario




Acaba de fregar el bar y, mientras espera a que el suelo se seque, deja que la vista repose en lo único realmente bonito que hay dentro de esas cuatro paredes: la rubia del mes de marzo, a la que conoce perfectamente, tanto como al resto de las chicas del año, de ese año en que se paró el tiempo, hace tres lustros ya, demasiado tiempo quizás para que el bar continúe abierto y no haya entrado nadie, nunca.

4 de noviembre de 2019

Cuestión de gustos

Nos comimos a unos cuantos vecinos para no defraudar y porque el nuevo domador nos lo había indicado así ya en el primer ensayo, para aumentar el interés y los ingresos, eso dijo. Fue después cuando entendimos a quien quería comerse él, cuando ya famoso, látigo en mano, con los ojos golosos y un anillo de brillantes inició el imposible acoso y derribo del trapecista, estando como estaba su novia delante.

3 de noviembre de 2019

MÜKI (17/10/2018)






De polvo y piedras
es el camino al faro.
Ya oigo las olas.



2 de noviembre de 2019

HOKKU (17/10/2018)





La fuente canta
junto a las albas prímulas.
Sonríe el sol.



1 de noviembre de 2019

Triplete de micros en miNatura





En el último número de la revista digital miNatura, el nº 169, cuyo tema es la locura, se han publicado tres microrrelatos de mi autoría: “El coleccionista”, “Solamente miedo” y “El traje nuevo del emperador”.
Tres!

30 de octubre de 2019

Medidas desesperadas






Considerando los zombis que nos rodeaban y la escasez de víveres, reunimos los niños, enfermos y ancianos en el campamento base y los convertimos en cebo más tarde.

28 de octubre de 2019

Ver la luz

Al otro lado de la ventana está ella, sentada en la cama, llorando. Al verla no puedo evitar pensar que lamenta que hayamos discutido y que ya me echa de menos, que acabará llamándole para dejarle y volver conmigo. Es apenas un segundo pero veo mi futuro como mi pasado, junto a ella, aun cuando sienta en mi mano el tacto de los papeles del divorcio.
Concluyo, no obstante, que he vuelto a precipitarme, que no debí cerrar de golpe la puerta de la habitación y abrir la de la terraza, que si no me hubiera tirado ahora no estaría cayendo como hago.

27 de octubre de 2019

HAIKU (17/10/2018)





Nubes y pájaros
en un cielo estival,
añil el mar.



26 de octubre de 2019

HAIKU (16/10/2018)






En primavera
prados exuberantes,
las sendas verdes.



25 de octubre de 2019

Cuando la infancia vuelve


Habían pasado muchos años desde aquel día en que le vi por última vez, una vida, la mía, para ser exactos.
Sin embargo él estaba igual, insultantemente igual, con sus pantalones, su flequillo y su pelota, como antaño. Y por todo eso lo envidié, lo odié, e hice como que no le veía y no le conociese de nada. ¿Qué puede significar que vuelva a aparecer tu amigo imaginario, que tu imaginación se agotó y ha de repetirse, que has logrado mantenerla a salvo del tiempo, inocente e intacta?
Nunca encontró el tiempo para responder esa pregunta, la demencia lo llenó por completo, los médicos habían dado en el clavo.

23 de octubre de 2019

El gran dictador




Se despertó y descubrió que estaba preso y sin fuerza en los brazos y en las piernas como para emprender la huida. Probó entonces a gritar, a llorar, diciéndose que no perdía nada por hacerlo; y al cabo de un rato, ante sus ojos, apareció un rostro. Así fue como puso cara a sus secuestradores, pues eran dos.
Durante los siguientes días estuvo poniéndolos a prueba de diversas formas hasta constatar, con profunda satisfacción, que tenía el poder en los pulmones y ellos el punto débil en los oídos, llegando incluso a ponerle un chupete que él pronto aprendió a escupir.
En cuanto al síndrome de Estocolmo, eso fue algo después.