13 de abril de 2018

El robotombre

Se encendió, el chip de memoria ROM recibió una orden para iniciar las rutinas del programa de arranque y las pruebas de diagnóstico de los dispositivos de hardware. Un pitido llegó inmediatamente y con él, en la pantalla, el mismo mensaje de error. Seguía siendo el amor que sentía por ella. La CPU había dejado de tener la capacidad de tomar decisiones lógicas; la lágrima que resbalaba por la pantalla no lo era. Se colgó.

2 comentarios: