26 de septiembre de 2016

Vendetta

Harto, escribió un relato sin ningún signo de puntuación.
Se los guardó todos, para usarlos como metralla contra su insignificante musa. 

5 comentarios:

  1. Está claro qué no le gustaron sus dictados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buen comentario, qué tiempos los de los dictados!

    ResponderEliminar
  3. Hay veces que las musas están tan esquivas y caprichosas que lo menos que se merecen es eso.
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar