3 de noviembre de 2017

Amor de mesilla

Mientras los viejos duermen, sus dentaduras postizas coinciden en el mismo vaso de agua. Si bien se habían sonreído con cierta frecuencia y hasta habían acompañado a alguna frase cariñosa, nunca habían estado tan cerca.
Ahora, en silencio, se besan por primera vez, con un beso sin lengua, casto.

5 comentarios:

  1. Les ha costado y han esperado mucho, pero bienvenido sea. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya dicen que el roce hace el cariño.
    Tierno y simpático.
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias, por la visita, por los comentarios. Siempre

    ResponderEliminar