2 de abril de 2015

Payaso

El mago entró en el camerino, perplejo y desconcertado. Su actuación había sido un completo éxito, en sus oídos resonaban aún los aplausos del público y las risas, sin embargo ninguno de sus trucos había salido bien.

3 comentarios:

  1. En sólo tres líneas una buena historia.

    ResponderEliminar
  2. Reconversión, lo importante es dar al público lo que quiere.

    ResponderEliminar
  3. En cuanto asuma para lo que vale... ahora tiene que asumirlo

    ResponderEliminar