26 de noviembre de 2015

Contrastes

Por un lado aumenta la temperatura media del planeta y el nivel de las aguas crece; por el otro, arrecia la sequía y las tierras se convierten en desierto. Sabemos que no es posible escapar, que estamos entre la espada y la pared, que el hambre y la sed nos acosan, pero no puedo evitar estar contento; porque cada día estás más cerca, porque ya abro los brazos, porque es posible que el miedo te empuje a ellos, porque nunca nadie ha estado más preparado que yo para protegerte y darte consuelo.
Escucha, sé que el mundo se acabará con nosotros, que es el fin, pero ahora empieza lo que siempre he querido, ahora te tengo y me tienes, ahora y para siempre empieza lo nuestro.

8 comentarios:

  1. Cuando se ha conseguido lo que más se añoraba quizá importe menos que todo termine. Siempre es recomendable estar en la mejor compañía, incluso, o sobre todo, cuando llega el fin.
    Un saludo, Luisa

    ResponderEliminar
  2. Así es, aunque el tiempo sea poco que sea de calidad.
    Gracias, Ángel, y un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Quizá si no tuvieran la certeza que el mundo se acaba no estarían tan unidos...Las dificultades acercan a la gente.
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar
  4. Si, la falta de tiempo es un gran aliciente que nos hace osados, atrevidos, sinceros y casi siempre.... Buenas personas.
    Gracias, guapa

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, la primera parte es indudable. La segunda espero que no decepcione al protagonista en su momento crítico, o entonces sí, todo se habrá ido a la mierda.

    ResponderEliminar
  7. La frase "para siempre" está llena de significado, y adquiere una dimensión profunda y por fin útil en un mundo que, paradojicamente, se acaba. Es por eso que está bien empleada.

    Buen relato.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Ante el amor todo debe rendirse, al menos para los enamorados.

    Buen relato

    Saludos

    ResponderEliminar