2 de mayo de 2014

Invictos

Eligieron el lugar más alto de la comarca. Construyeron en él un castillo con una torre del homenaje y un patio de armas. Al edificio lo rodearon de una muralla. Alrededor cavaron un foso y lo llenaron de agua. Levantaron el puente levadizo, bajaron el rastrillo y se sintieron a salvo.
Después los soldados, un turno tras otro, comenzaron a vigilar desde las almenas todos los movimientos que se producían en el valle. Fue así como vieron, de primera mano, a las tropas enemigas acercándose desde un lado del horizonte para después alejarse por el lado contrarío, no sin antes alcanzar la posición de la fortificación y pasarla de largo.

Imagen de la que nació el microrrelato


(microrrelato enviado al portal literario Mundo Palabras y que forma partedel "Libro Mp de microrrelatos del trimestre octubre-diciembre del 2013”)

 


1 comentario:

  1. Deja con cierto aire de pasmo divertido. Me gustó y sorprendió.

    ResponderEliminar