10 de diciembre de 2015

No leas “La trampa”

Desde que me arrestaron como cómplice de asesinato hasta hoy, he repetido sin cesar que sólo soy un lector; pero ahora, encerrado en esta celda de paredes de papel y barrotes de tinta, hago repaso y descubro como el autor de la novela que estaba leyendo me ha atrapado.
He dejado mis huellas en cada página, puede incluso que encuentren ADN ya que suelo chuparme el dedo justo antes de pasarlas. Sonreí cuando el detective privado fotografiaba al amante y sospecho que quizás entonces también a mí me disparó con la cámara. Admito que me paseé por el lugar del crimen sin poner demasiado cuidado. Recuerdo haber expresado mi opinión sobre la profesionalidad del asesino y lo acertado que era que ese personaje, el asesinado, desapareciese de la trama, creo que hasta podrían haberme grabado. En mi cuenta bancaria ha habido….
De repente me siento observado.
Levanto la cabeza. Reconozco la mirada del autor, son los ojos que me miraban desde la contraportada. Su mano atraviesa el espacio, empieza a dibujar alrededor de mi cuello una “o” y acaba asfixiándome.

11 comentarios:

  1. Buenísimo! Tengo varias opiniones, pero no sé cuál podría ser la acertada. Tampoco quiero pensarlo demasiado, por miedo a quedarme atrapado en este microrrelato.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Manejas los hilos con maestría, a mí ya me tienes atrapada, espero que no estés planeando asesinarme, jeje. Genial, Luisa.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos.
    Me gusta mucho ese osito, tan guapo como los comentarios. Y no, no pienso asesinar a nadie, ¿cómo voy a hacerlo si tengo dos lectores mal contados?
    No, en serio, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya son tres los lectores.
    Luisa, que miedito da tu texto. Inquietante, con mucho suspense. Hábil, esa trama entre realidad y ficción.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. En cambio cuando yo te leo a tí, Mei, de miedo nada: gustazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué original eres Luísa, me ha gustado mucho!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de caer en "La trampa" y voluntariamente.
    Muy original, Luisa. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Si es voluntariamente, podrás deshacer el nudo.
    Y besicos muchos!!!

    ResponderEliminar
  9. Una trama inquietante, que transmite angustia... Muy bien elaborada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Realidad-ficción, buen nombre, ¿no es eso lo que hacemos?

    ResponderEliminar