6 de junio de 2013

Problemas en el trabajo

Empezaron a no confiar en él, era un buen socorrista pero… se ahogaba en un vaso de agua con demasiada frecuencia.

3 comentarios:

  1. Y tal como están las cosas, tardaron poco en...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué ocurrente, Luisa. Aunque encierre una tragicomedia muy actual.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A quién se le ocurre ser socorrista?
    Me ha encantado, contan poquitas palabras cuánto insunúas.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar