4 de septiembre de 2012

Días difíciles


            Todas las noches desde hacía meses se repetía la misma frase: “Apenas hago nada, llegan a mí prácticamente muertos”, pero ni esas palabras ni el alcohol le proporcionaban ningún consuelo. Y esta noche era peor, era diferente. Él, que se había negado a registrar un solo detalle como si todo aquello no estuviera ocurriendo, no había podido evitar quedarse deslumbrado ante esa piel blanca y delicada, limpia y transparente, esa nuca y ese cuerpo pequeño.
         Ella había subido al patíbulo, pálida y radiante, había mirado a todos los presentes y había hecho el silencio; después su cabeza cayó, con un golpe casi leve, y la muchedumbre tardó en reaccionar, en esconder el terror y el miedo que sentían detrás de los gritos de siempre.
            Una lágrima resbaló por la mejilla del maltrecho verdugo, guillotinándole la frialdad que se había autoimpuesto; era un hombre, como todos, y acababa de decidir que la última sangre que derramaría sería la suya y que lo haría inmediatamente.

(microrrelato escrito para el número 35 de Pseudònims, en esta ocasión la palabra clave era “cabeza”)

6 comentarios:

  1. Sin duda merecida publicación. Me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Uf, qué duro pero qué bonito. Estupendo.

    Besos Luísa, desde mi mar,

    ResponderEliminar
  3. Precioso. A mí, ante la palabra cabeza, sólo se me hubiera ocurrido escribir ajos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la visita. Me constó, lo juro que me constó, pero al final... quizás por lo que me constó esta historia me gusta un tanto, durante muuuuchos días, estaba perfectamente vacía y no se me ocurría nada de nada.
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  5. Este es un relato de una crudeza descarnada, Luisa, que duele desde la primera línea.

    Has manejado de manera soberbia su clima, su ritmo, su tensión y lo has resuelto de forma que el lector suelte todo su dolor en un suspiro.

    ¡Soberbio!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Merecida publicación, sin duda. El ambiente, el tono, todo muy conseguido.

    Besitos

    ResponderEliminar