28 de septiembre de 2012

Vidas paralelas



Sonó el despertador y ella se levantó rodeada
A él lo despertó la luz del día y aún dormido
de oscuridad sintiendo que un día más la vida 
fue hacia la ducha. El trabajo empezaba a rondar
le caía encima.
por su cabeza.
A la misma hora de todos los días, se acercó a la
Como siempre a la misma hora, hizo un alto
cafetería, para hablar un rato o echar unas risas.
para ir al bar, hojear el Marca y tomar un café.
A veces levantaba la vista y lo veía a él.
Él la espiaba alguna vez, a hurtadillas.
Los compañeros hacían como que no entendían.
Los compañeros hacían como que no entendían.
A la tarde, cuando para muchos la vida empieza,
A la tarde, cuando para muchos la vida empieza,
ella se refugiaba en casa, en las pequeñas tareas.
él se cansaba en el gimnasio o se iba de juerga.
Un mismo espacio, dos mundos, dos vidas.
Un mismo espacio, dos mundos, dos vidas.
Cuando ella oía la llave en la puerta se ocultaba
Cuando él llegaba a casa, se trababa a posta
en el baño o se hacía la dormida.
con la cerradura, se entretenía.
Esquivándose día tras día, habían elegido no
Esquivándose día tras día, habían elegido no
hablarse, ser dos personas paralelas.
hablarse, ser dos personas paralelas.
Ella se iba a dormir muy pronto, se arropaba en
Él veía durante un tiempo la tele antes de ocupar
el lado derecho de la cama y cerraba los ojos,
su lado de la cama, intentaba no pensar en nada
esperando al sueño.
hasta que el sueño venía.
Y llegaba otro día como ayer, casi de puntillas.
             Y llegaba otro día como ayer, casi de puntillas.

12 comentarios:

  1. Esos extraños con los que compartimos trayectos paralelos...Demoledor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ah Luisa, magnífico! En forma y contenido. Vidas paralelas, vidas extrañas, vidas... Saludos muy pero muy admirados!

    ResponderEliminar
  3. Luisa, estas vidas paralelas, en contenido y forma, me han encantado y entristecido. Ingenioso método para acentuar la historia de una pareja sin encuetros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de una pareja sin encuentros (eso de no releer los comentarios antes de lanzarlos a publicar es lo que tiene)...

      Eliminar
  4. Más allá de la magnífica apuesta estructural que haces, Luisa y que obliga al lector a un ejercicio de lectura mucho más atento y participativo, a mí me llega al corazón la atmósfera brumosa de este micro.

    Retratas espléndidamente cómo el desamor fagocita una convivencia que no justifica su mantenimiento, algo mucho más común de lo que podemos llegar a imaginar.

    ¡Soberbio!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Buen experimento.
    Menudo esfuerzo.
    Pero ese esfuerzo hace que uno se meta hasta dentro del relato.
    Besos, Luisa.

    ResponderEliminar
  6. Buen experimento que implica aún más al lector, es fácil ver esas dos vidas de desencuentros.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Estupendo resultado y admirable ejercicio.

    ResponderEliminar
  8. No había leído el título y leyéndolo lo he adivinado. Vidas paralelas, ¿no se encuentran nunca? Un excelente micro, Luisa, consigue literaria y con su estructura comunicarnos perfectamente su contenido.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta esa forma tan original de entrelazar la forma y el fondo. Paralelismo al cuadrado. He disfrutado mucho leyéndolo.
    Un saludo

    ResponderEliminar