25 de abril de 2014

El fin

Eones después volvió la vista hacia su creación y se disgustó profundamente. Decidió entonces invertir el proceso: terminó con todos los animales existentes en la faz de la tierra, incluido el hombre, el más culpable y dañino de todos; después, sin pausa, siguió con los peces y las aves; a continuación acabó con las plantas, el Sol y la Luna; destruyó la diferencia entre el cielo y el mar, mezcló la luz y las tinieblas.
Tardó apenas seis segundos, tras los cuales volvió a descansar haciéndose el  propósito de no volver a crear nada nunca.

2 comentarios:

  1. Perfecta rebobinación de los hechos, eones mediantes.

    UN saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar