17 de marzo de 2014

El submarino

-¡Subamos! –dijo el capitán sin acabar de entender.
            Descubrimos entonces que estábamos en una sopa.

5 comentarios:

  1. ¡El submarino, era una algondiguilla! je,je,je...

    Besicos, amiga

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja! Perdidos como un burro en un garaje.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Luísa. ¡Que originalidad!!
    BEsicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué se me ocurre pensar que el submarino es la cuchara?
    Saludo colombiano para todos.

    ResponderEliminar