30 de octubre de 2011

El terror

-Es un sueño. Es un sueño. Es sólo un sueño.
Repetía una y otra vez intentando escapar de la recurrente pesadilla. Sin embargo, el hombre contestó:
-Te equivocas, cariño, no lo es. Yo soy de verdad y no voy a dejar que te duermas.

12 comentarios:

  1. Muy apropiado Luisa para este fin de semana. En las pesadilla se esconden seres terroríficos. Ese giro final "no voy a dejar que te duermas" es genial. ¿Está dormida o despierta? Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A ver si va a resultar que tampoco es bueno soñar despierto...Qué difícil es encontrar el límite entre la ficción y la realidad. Me gustó

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, de los sueños uno no se puede defender, de la realidad, al menos, puede intentarlo. LE daremos la vuelta ;).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Lo que dice Mar es cierto. ¿Ella está segura de estar en una pesadilla o es él quien cree vivir en la realidad?
    Muy Halloweenero.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja que habrá hecho ere hombre para que su mujer reaccione así...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. A mí me parece una pesadilla dentro de una pesadilla dentro de una pesadilla. Una espiral de terror.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Luisa, no se, a mi me parece una realidad terrible, un maltratador, un pederasta. Un ser abominable, que genera pánico..terror. Quieres que sea un sueño, una pesadilla, que abrirás los ojos y no estará, pero sigue ahí, con sus grandes manos y su aliento fétido...no se, preferiría equivocarme..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lo has interpretado Xavier justo como yo lo veo, afortunadamente hay otras lecturas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Y sin embargo suena muy real, ese hombre tal como se expresa no es bueno. El terror tiene el rostro de un maltratador.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. A mí también me has asustado...
    Un saludo

    ResponderEliminar