9 de marzo de 2012

Dos es el doble de malo

                G. colgó el teléfono y, cogiendo la gabardina manchada de cascarrias y el sombrero que le venía un poco grande, salió corriendo del despacho.
            -¡Vamos, Eva!
            -¿Qué pasa?
         -Un chivatazo. Me han dicho que Geppetto acaba de caerse de la Torre de Madrid –y añadió-; Geppetto, el padre de Pinocho.
           Afortunadamente la oficina de G. estaba el mismo centro de la ciudad y llegaron en un momento, antes incluso de que la policía acordonase la zona. Se hicieron un hueco entre las personas que rodeaban al hombre y…
            -¡Oh, qué horror! –dijo Eva, llevándose la mano a la boca y abrazándose a G.
          -Se ha esmorroñado –susurró el detective mientras era consciente del cuerpo que tenía entre los brazos-, literalmente.
            -¿Crees que ha sido un suicidio?
            -No, Eva; no lo creo. Mírale las uñas, ¿no ves los restos que hay en ellas?
            Antes de que se diera cuenta, ella se agachó, lloriqueó un poco, con el pañuelo simuló acariciar las puntas de los inertes dedos y retiró algunas miajas de “aquello” sin que se diera cuenta nadie. Cuando se levantó, sólo dijo:
            -Ya es suficiente. Vámonos, G., no puedo soportarlo.
*** 

Esta entrada es una continuación de todas éstas:

Capítulo 1: “Hay un detective nuevo en la ciudad 

Capítulo 2: “Llámame Eva

Capítulo 3: “Pensando en verde

Capítulo 4: “Un caso de cuento

Capítulo 5: “Ha habido un crimen

11 comentarios:

  1. Me encanta esta serie de detectives. ¡Y hoy conocía las tres palabras! Esa Eva es toda una profesional. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Inquietante, que sería lo que había.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje, me estoy dando cuenta que tengo mucho "saber popular" :p yo utilizo mucho la palabra cascarria, y no me esmorroño, pero si me esmoño -que supongo vendrá de desmoñarse por un tropezón, osea, deshacerse el moño del viaje que te pegas contra el suelo-
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si, ahora ya tenemos dos asesinatos. Se han cargado literalmente el cuento de Pinocho. ¿Quién será el culpable?
    Maite, conozco "esmoñarse" (bien definido, por cierto), yo uso esmorroñarse (porque soy exagerada y en vez del moño me rompo los morros y porque el sonido "rr" me pone más, sólo por eso)
    Un beso a todos, desde el plató este "CSI de tres al cuarto". Luisa

    ResponderEliminar
  5. Luisa, muy bien hilado, dejando este halo de misterio que nos hace preguntarnos, ¿qué ha pasado? Como te dije la palabra "miajas" me encanta. La pienso incluir en cuanto pueda en algún micro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No conocía la palabra esmorroñado, pero quedó genial.

    Me quedo pensando también en qué tendría entre las uñas, y porqué se lo habrá quitado...

    ¿Habrá continuación? Jajaja, me quedo con unas dudas....

    Me encantó Luisa,

    ResponderEliminar
  7. Me gustan las clases de los viernes, Luisa. Ojalá me lo hubiesen enseñado todo así a lo largo de la vida académica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta tu micro de hoy con esas palabras o palabros cómo tú las llamas...

    Te diré que "cascarrias" y "miaja" son bastante conocidas para mi.

    Mi padre que hablaba "abonico" nos decía de pequeñas, "hoy toca baño para quitarse las cascarrias".

    Por aquí y en la huerta "miaja" se sigue usando, ejemplo "tomaré una miaja de fiambre para cenar"...

    Eres adorable en el uso de lenguaje... Por eso vengo yo por aquí, ahora que voy teniendo un poco más de tiempo. Mi madre mejora poquico a poquico
    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho encontrarme cascarrias en tu relato Luisa. Es una palabra que me encanta y que suelo utilizar mucho.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  10. Los de la RAE, Luisa, deberían darte una paga. O invitarte a sus guateques. Sin duda.

    Un abrazo, Grande.

    ResponderEliminar
  11. Lo siento por el muerto, pero me parece muy divertido el micro y con esas palabras aún más.

    Besitos

    ResponderEliminar