15 de octubre de 2012

Alimento

La tierra sigue saturada de ceniza. 
El suministro de agua más cercano contiene demasiada sal. 
Incluso a la luz del sol le cuesta abrirse paso hasta este recóndito lugar.
Las plantas, ignorantes de la situación, florecen al contacto con los susurros de aliento que manan de la boca del hombrecillo de piel tostada.

Microrrelato escrito por Montse Aguilera
Ilustración hecha por Juanlu/Luiyi


(Si tienes un microrrelato con temática ecologista, no dudes en enviármelo. Si, por el contrario, prefieres ilustrar, ponte en contacto conmigo, esta sección la estamos construyendo entre todos y estás invitado. ¡Muchas gracias!)


8 comentarios:

  1. Un micro desolador con un final esperanzador.
    Un precioso dibu para hacer más visual la historia.
    Enhorabuena Montse, Juanlu y Luisa.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Está bien que los "hombrecillos" sirvan para algo, no solo para extropearlo todo, ¿no es parece?

    ResponderEliminar
  3. Cuando no nos quede otra cosa que el aliento... ay de ese día! La esperanza sigue siendo muy necesaria. Felicitaciones, Montse y Juanlu! Saludos van

    ResponderEliminar
  4. Ya era hora de volver a colaborar con Moon, jeje...un abrazo Luisa, tengo pendiente juan cosa contigo...dame unos días que acabo de llegar a casa.

    BESOS A AMBAS

    ResponderEliminar
  5. Estupendo trabajo. Un aplauso.

    Y tres abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Estupendísima colaboración a cuatro manos. Hoy lo había leído antes en casa de Juanlu, aunque siempre hago al revés. Os dejo mis susurros de aliento de una mujercilla de piel ...blanca (es que se me va el moreno).

    Besos para los tres muy fuertes.

    ResponderEliminar
  7. Aunque llegue el martes, estos lunes me encantan y hoy, especialmente, por encontrarme con Montse en las letras.

    Un micro que no deja un soplo de esperanza sobre el desasosiego que genera una visión de futuro tétrica.

    La ilustración de Juanlu, en su línea de llegar a interpretaciones visuales formidables.

    Un abrazo a los tres.

    ResponderEliminar
  8. Hermosa leyenda, al menos queda esperanza.

    ResponderEliminar